LECHE SOLAR

LECHE SOLAR

El sol nos proporciona la esencial vitamina D, que eleva nuestro estado de ánimo regulando el equilibrio hormonal, además de dotar a nuestra piel de un atractivo tono bronceado. Sin embargo, un exceso de exposición al sol puede dañar la piel. Por ello es fundamental una protección eficaz con una leche solar adecuada cuando pasamos tiempo al aire libre.
1 resultados

Afinar mi búsqueda

Afinar mi búsqueda Cerrar
El sol te hace feliz mientras la leche solar protege tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y, como tal, tiene muchas funciones importantes. Forma una barrera entre nuestro cuerpo y el mundo exterior y nos protege contra los factores externos dañinos, como un exceso de radiación ultravioleta. La leche solar NIVEA con diferentes FP proporciona protección y refuerza las funciones de la piel. Al mismo tiempo, una leche solar garantiza un bronceado gradual y saludable. El sol es una auténtica fuente de juventud para nosotros. La luz del sol estimula la producción de endorfinas, conocidas como las hormonas del bienestar, razón por la cual a menudo nos sentimos tan felices y eufóricos en verano. El sistema inmunitario y la circulación también se benefician del sol. La luz del sol estimula la producción de melanina, que protege la piel haciéndola más oscura. Por eso nuestras leches, sprays y protectores solares cuentan con un elevado factor de protección solar para pieles sensibles y delicadas, ya que estas disponen de pocas defensas propias contra el sol.

Leche solar: ten en cuenta las necesidades de tu piel

Según tu tipo de piel, esta podrá aguantar un tiempo determinado bajo el sol. En general, cuanto más oscura es la piel, mayor es su capacidad de protegerse contra la radiación UV. No obstante, también es recomendable aplicar protector solar en este tipo de pieles, ya que los productos NIVEA Sun no solo protegen la piel contra el sol, sino que la nutren al mismo tiempo. Cuando la luz solar sin filtrar penetra profundamente en la piel, esta puede causar daños permanentes y provocar un envejecimiento prematuro. Si utilizas leche solar, estarás mejor protegida. Al elegir una leche solar, el factor de protección solar es crucial. Al principio de la temporada estival, debes elegir el factor más alto. Cuanto más se broncee tu piel, mayor es su protección y resistencia a la radiación UV. Al elegir tu leche solar, también necesitas tener en cuenta que un elevado factor de protección solar no aumenta la resistencia presente en tu piel a los rayos UV de manera ilimitada. Volver a aplicar tu leche solar tampoco aumenta la protección, aunque sí mantiene su eficacia.

Leche solar para un bronceado uniforme


La melanina provoca la pigmentación de la piel cuando entra en contacto con el sol. Cuanto más uniforme sea tu bronceado, mejor aspecto tendrá. Aunque esto depende de la predisposición genética, un cuidado adecuado sin duda ayuda. Broncéate con moderación: no permanezcas al sol demasiado tiempo y usa leche solar NIVEA para proteger tu piel y para ayudarte a conseguir un tono uniforme. Aplica una crema hidratante después del bronceado, como la loción After Sun, para conseguir una piel todavía más bonita y ayudarla a regenerarse.