Dry Skin Header

Cuidados extra para la piel seca

Cuida de tu piel seca para que vuelva a estar suave.

El viento, el frío y la calefacción dañan la barrera protectora natural de nuestra piel. Se reseca, agrieta y aumenta su sensibilidad. Un producto hidratante rico y nutritivo refuerza la capa protectora de lípidos y previene la deshidratación. Así es como tu piel conserva su aspecto fresco y sano.

¿Por qué se reseca la piel?

Causas de la piel seca

Una piel sana se encuentra repleta de vitalidad y elasticidad. Sin embargo, en invierno corremos el riesgo de que los niveles de hidratación de nuestra piel se desequilibren. Cuando hace frío, las glándulas sebáceas producen menos sebo y, sin esta capa protectora de lípidos, es más difícil conservar el nivel de hidratación de la pielEs más, los vasos sanguíneos que hay bajo la piel se contraen, de modo que también disminuye el abastecimiento de oxígeno.
El resultado es que la piel se escama, se nota tirante y se enrojece. La piel fina o áreas sin tejido subcutáneo (adiposo) ni glándulas sebáceas, como las espinillas, los codos y las rodillas, corren un riesgo especial.

SOS: cómo proteger la piel en invierno

La piel en invierno
Por ejemplo, puedes mimar tu piel con NIVEA Body Milk Nutritivo. Gracias a su combinación de minerales cuidadosamente seleccionados, su hidratante aceite de almendra y vitamina E, potencia la función protectora de la piel y la hidrata de forma efectiva y duradera.

Los labios necesitan más cuidados en invierno

Los labios en invierno

La piel de los labios es fina y sensible, puesto que no cuenta con glándulas sebáceas que proporcionen una película lipídica protectora. Por eso los labios se pueden resecar y agrietar especialmente en invierno.

Rituales de hidratación: DEVUELVE el brillo a la piel seca

Nuestros consejos para combatir la piel seca

  • Si tienes la piel seca no uses geles de ducha ni productos desmaquillantes que hagan mucha espuma, porque resecan la piel y destruyen sus barreras protectoras naturales. Lo mejor es usar un producto hidratante en la ducha, como NIVEA Bajo la Ducha Smooth Milk o NIVEA Bajo la Ducha Capricho de Miel, que aportan suavidad y elasticidad a la piel mientras te duchas.
  • Además, elige cremas, lociones corporales y productos consistentes que incluyan urea, hydra IQ y dexpantenol en sus fórmulas, como NIVEA Repara & Cuida Body Milk o Repara & Cuida Body Cream. Así proporcionas un cuidado intensivo y evitas la tirantez y la deshidratación. 
  • NIVEA Body Milk Nutritivo también protege la piel ante la deshidratación. Su rica fórmula con aceite de argán orgánico y aceite de jojoba orgánico contribuye a mantener el equilibrio natural de la piel. 
  • Para lograr un efecto aún más intensivo, aplíca generosamente en tu rostro mascarillas faciales como NIVEA Aqua Effect Mascarilla Hidratante Refrescante, enriquecida con Aloe Vera natural y vitamina E. Deja que actúe durante 10-15 minutos y después retírala suavemente con la ayuda de un algodón.
  • ¿Tienes la piel muy seca?

Una alimentación equilibrada también es importante: cuida tu piel desde el interior

  • Deberías beber al menos dos litros de agua al día, puesto que la falta de hidratación también reseca la piel.
  • Para saber si bebes suficiente agua, ponte a prueba: pellízcate la mano con el pulgar y el índice. Si, cuando la sueltas, la piel vuelve lentamente a su estado original, no le estás proporcionando la hidratación suficiente
  • ¡Come frutos secos! Son una deliciosa fuente de energía, además de contener montones de grasas saludables, minerales y vitaminas.
  • El pescado azul de mar y los albaricoques deshidratados proporcionan calcio al cuerpo, y también luchan contra el envejecimiento.
  • El zumo de zanahoria y tomate está lleno de vitaminas saludables que, junto con un poco de aceite de linaza, se pueden absorber especialmente bien en el cuerpo.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada fomenta la salud y fortalece el órgano más grande del cuerpo: la piel.